¿Qué es una fractura de columna?

Una fractura de columna, simplemente, es una ruptura que involucra una o más de las 33 vértebras que forman la columna vertebral. Las fracturas pueden afectar la porción anterior de la vértebra (el cuerpo vertebral), la porción posterior de la vértebra (la lámina, las articulaciones facetarias y las apófisis espinosas) o las porciones anterior y posterior del cuerpo vertebral.

¿Qué causa una fractura de columna?

Una fractura de columna se produce cuando se impone una fuerza excesiva sobre la columna vertebral que daña los huesos y los ligamentos. Ciertas condiciones que debilitan los huesos predisponen a un paciente a desarrollar fracturas, tales como: osteoporosis, infección y cáncer que involucra la columna vertebral.

¿Cómo se diagnostica una fractura de columna?

Un espectro de síntomas puede estar asociado con una fractura de columna. Por lo general, un paciente experimenta dolor intenso en la espalda o el cuello en la región de la fractura. Si la fractura es grave y los fragmentos óseos comprimen la médula espinal o los nervios, el paciente puede experimentar pérdida de sensibilidad y debilidad en los brazos y/o piernas. Si la fractura es grave y los fragmentos óseos son empujados hacia el canal espinal, se puede producir parálisis.
Se requieren radiografías y tomografías computarizadas, además de un historial detallado y un examen físico, para determinar la gravedad de la fractura y el curso del tratamiento. Si el paciente tiene un déficit neurológico, una resonancia magnética de la columna vertebral es útil para evaluar la presencia y la calidad de la compresión de la médula espinal y la raíz nerviosa.

¿Cómo se trata una fractura de columna?

La mayoría de las fracturas de la columna son menores, como las fracturas aisladas de la apófisis espinosa y transversa, y no requieren ningún tratamiento. Otras fracturas, como las fracturas por compresión de los cuerpos vertebrales que se observan con la osteoporosis, a menudo se pueden tratar con aparatos ortopédicos. Las fracturas más graves asociadas con déficits neurológicos a menudo requieren cirugía para aliviar la compresión de las raíces nerviosas y la médula espinal. Cuando la fractura afecta la estabilidad de la columna vertebral, puede ser necesaria la estabilización instrumentada.

 

A) Tomografía computarizada sagital preoperatoria que muestra una fractura-luxación de la columna torácica. El espacio discal está interrumpido (punta de flecha blanca) y las articulaciones facetarias están fracturadas (punta de flecha negra).

 

B) Fotografía intraoperatoria que muestra los tornillos y varillas pediculares torácicos utilizados para estabilizar la columna torácica.

 

C) Radiografía AP posoperatoria que muestra los tornillos y las varillas pediculares torácicos.