¿Qué son los tumores cerebrales pediátricos?

Un tumor cerebral pediátrico es un crecimiento anormal de células en el cerebro de un niño. Los niños, desde bebés hasta adolescentes, pueden desarrollar tumores cerebrales. De hecho, los tumores cerebrales son los tumores sólidos más comunes en los niños. Afortunadamente, son raros. A diferencia de los tumores cerebrales en adultos, los tumores metastásicos que se diseminan desde un tumor en otra parte del cuerpo son extremadamente raros en la población pediátrica. Prácticamente todos los tumores cerebrales pediátricos son primarios, lo que significa que se originan en las células que componen el cerebro y sus cubiertas. Los tumores cerebrales primarios pueden clasificarse como benignos o malignos. Un tumor benigno es aquel que crece lentamente y no es invasivo. Un tumor maligno, más bien, está creciendo rápidamente e invade el tejido circundante.

Los tumores cerebrales pediátricos ocurren con mayor frecuencia en la fosa posterior o en el compartimento posterior del cráneo. Los tipos típicos de tumores en esta ubicación incluyen meduloblastomas (también llamados tumores neuroectodérmicos primitivos o PNET), gliomas de tronco encefálico, astrocitomas pilocíticos y ependimomas.

Los tumores cerebrales primarios pediátricos se clasifican en cuatro grados establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los tumores de grado I son benignos y curables quirúrgicamente, mientras que los tumores de grado IV exhiben un comportamiento muy agresivo. Un astrocitoma pilocítico es un tipo de tumor benigno y curable quirúrgicamente en muchos casos (grado I de la OMS). Un meduloblasotma, o PNET, es un tumor pediátrico que es maligno y altamente invasivo con una tasa de crecimiento rápida (OMS grado IV).

¿Qué causa los tumores cerebrales pediátricos?

Muchos tumores cerebrales tienen anomalías genéticas que alteran sus patrones de crecimiento. Algunos trastornos genéticos están asociados con un mayor riesgo de formación de tumores cerebrales, como la neurofibromatosis, la enfermedad de Von Hippel-Lindau o el retinoblastoma. La exposición a dosis extremadamente altas de radiación aumenta el riesgo de formación de tumores cerebrales.

¿Cómo se diagnostican los tumores cerebrales pediátricos?

Los síntomas causados por un tumor cerebral varían según la edad del niño, pero pueden incluir agrandamiento de la circunferencia de la cabeza, dolores de cabeza, náuseas y vómitos, convulsiones, dificultad de aparición reciente con habilidades motoras previamente adquiridas, como caminar. Los niños a menudo acudirán a la atención médica más tarde que los adultos porque pueden negar sus síntomas y los signos graves pueden pasar desapercibidos. El diagnóstico de un tumor cerebral pediátrico se realiza más comúnmente con imágenes de CT y/o MRI del cerebro.

¿Cómo se tratan los tumores cerebrales pediátricos?

Los neurocirujanos tienen un papel importante que desempeñar en el tratamiento de los tumores cerebrales pediátricos. Los meduloblastomas son tumores malignos; sin embargo, una resección quirúrgica radical junto con radiación y quimioterapia puede producir una cura duradera. Los astrocitomas pilocíticos, por otro lado, son tumores benignos, en general, y pueden curarse mediante una resección total macroscópica. Los ependimomas también suelen ser tumores benignos, pero pueden adherirse mucho a las estructuras cerebrales circundantes. Una resección total macroscópica puede producir una cura duradera, pero el tumor residual a menudo se trata con quimioterapia y radiación. Los tumores cerebrales pediátricos pueden ocurrir en otros lugares además de la fosa posterior y se debe aplicar el complemento completo de técnicas neuroquirúrgicas y terapia adyuvante.