New York Spine Institute Spine Services

Distrofia simpática refleja

Los mejores médicos de Nueva York y Long Island para la distrofia sinfática refleja

El síndrome de distrofia simpática refleja (SDRS), también conocido como síndrome de dolor regional complejo, es un trastorno raro del sistema nervioso simpático que se caracteriza por un dolor crónico e intenso*.

Nuestro equipo en el New York Spine Institute está formado por médicos certificados, preparados y cualificados para tratar todas las afecciones relacionadas con la columna vertebral. A través del diagnóstico, pueden entender y personalizar un plan de tratamiento para cada paciente con el fin de proporcionar el más alto nivel de excelencia.*

Programe su cita

Por qué elegir el Instituto de Columna Vertebral de Nueva York

Cuidado de calidad

Basándose en su diagnóstico específico, nuestros experimentados médicos aquí en NYSI, están preparados para darle una atención personalizada y de alta calidad. Todo esto se hace con el fin de asegurarse de que usted es consciente de sus opciones de tratamiento adecuado

Líderes de la industria

Bajo la supervisión de nuestro director médico, Alexandre B. de Moura, M.D. FAAOS, nuestros médicos especialistas en columna vertebral del New York Spine Institute son líderes del sector. Todos ellos están bien versados en los conocimientos relativos a diversos trastornos del cuello y la columna vertebral, lo que les hace estar preparados para ofrecer a todos nuestros pacientes las opciones de tratamiento adecuadas.

Múltiples idiomas

Nuestro personal profesional aquí en NYSI habla varios idiomas para poder comunicarse mejor con nuestros pacientes. Los idiomas que hablan son español, portugués, francés, italiano, alemán y ruso. Nuestro equipo está preparado y deseando ayudar a atender las necesidades de nuestros pacientes siempre.

Comprender las causas de su distrofia simpática refleja

Se desconoce la causa de la RSD. Se cree que la enfermedad es un mal funcionamiento del sistema nervioso simpático, pero algunos investigadores lo ponen en duda. Dado que la DSR suele producirse tras un traumatismo en las extremidades, algunas afecciones que pueden desencadenar la DSR son los esguinces, las fracturas, las intervenciones quirúrgicas, los daños en los vasos sanguíneos o los nervios y ciertas lesiones cerebrales*.

El SDSR puede producirse tras un traumatismo, una intervención quirúrgica, una infección, quemaduras, radioterapia y/o parálisis en un lado del cuerpo (hemiparesia). En algunos casos raros, el SDRS puede desarrollarse después de un ataque al corazón (infarto de miocardio). Los trastornos de la columna vertebral, como la osteoartritis cervical, también se han asociado al SDSR.*

Opciones de tratamiento para la distrofia simpática refleja

El diagnóstico del SDRS puede confirmarse mediante una evaluación clínica exhaustiva que incluya una historia completa de los síntomas y un examen físico exhaustivo. Otras pruebas especializadas (por ejemplo, lecturas de la temperatura de la piel, radiografías, estudios termográficos y gammagrafías óseas) también pueden sugerir el diagnóstico.*

Opciones de tratamiento para la distrofia simpática refleja

La detección precoz es clave en el tratamiento de la RSD. Cuanto antes se detecte, mejor funcionará el tratamiento. Algunos casos de RSD no responden al tratamiento. La RSD no tiene cura, pero es posible recuperarse de muchos de los síntomas.*

Hay varias etapas de la RSD con síntomas que incluyen:

  1. Aguda (de tres a seis meses): ardor, enrojecimiento, escaldado, sudoración, hinchazón, dolor y sensibilidad. Esta etapa puede mostrar cambios radiográficos tempranos de adelgazamiento óseo en parches.
  2. Distrófica (de tres a seis meses): cambios cutáneos tempranos de piel brillante y engrosada y contractura con dolor persistente, pero disminución de la hinchazón y el rubor.
  3. Atrófica (puede ser de larga duración): pérdida de movimiento y función de la mano o el pie implicados con contractura (proceso de cicatrización en flexión), y adelgazamiento de las capas grasas bajo la piel. Los rayos X pueden mostrar una osteoporosis importante.

Los tratamientos para la RSD varían. Ciertas intervenciones y medicamentos pueden ayudar a aliviar y tratar los síntomas. También puede recurrir a la fisioterapia y a la psicoterapia para reducir los efectos de la RSD. Es posible que su enfermedad mejore drásticamente con el tratamiento, pero algunas personas tienen que aprender a controlar sus síntomas.

Las intervenciones para la RSD incluyen:

  • estimulación de la médula espinal
  • implantación de la bomba
  • simpatectomía, ya sea química o quirúrgica, que destruye algunos de sus nervios simpáticos
  • estimulación cerebral profunda
  • antidepresivos
  • betabloqueantes
  • estabilizadores de membrana
  • relajantes musculares
  • antiinflamatorios no esteroideos

Otra opción puede ser la fisioterapia. Con el fin de promover el flujo sanguíneo y fortalecer los músculos necesarios, esto puede ser una excelente manera de manejar los síntomas y ayudar a los pacientes a mejorar su calidad de vida.*

¿Necesita una consulta para su distrofia simpática refleja?

Programe su cita