Signos y síntomas de la estenosis espinal

Los problemas de la columna vertebral le afectan más de lo que podría esperar. Cosas tan sencillas como ponerse de pie para preparar la cena o bajar las escaleras requieren un esfuerzo considerable para realizarlas. Aunque muchas afecciones de la columna vertebral causan este tipo de problemas, podría tratarse de una estenosis espinal. Conozca a continuación los signos y síntomas de la estenosis espinal y lo que se puede hacer al respecto.

¿Qué es la estenosis espinal?

La estenosis espinal es un estrechamiento del canal espinal, el espacio que alberga la médula espinal. Para entender la estenosis espinal, puede ser útil una visión general de la anatomía de la columna vertebral. En primer lugar, la columna vertebral tiene 33 vértebras apiladas, que comienzan en la base del cráneo y terminan en la pelvis. Cada vértebra tiene una abertura en forma de anillo en su centro, por donde pasa el canal espinal. Los discos entre cada vértebra absorben los golpes y amortiguan el conjunto de huesos de las vértebras.

La médula espinal -la autopista que conecta el cerebro con el resto del cuerpo- pasa por el canal espinal. La médula espinal es una columna de tejido nervioso cubierta por tres capas de membranas protectoras. Las raíces nerviosas salen de la médula espinal a través de los espacios entre cada vértebra. Esos espacios se llaman forámenes neurales: los nervios salen por cada abertura y viajan por todo el cuerpo.

Cuando se produce una estenosis espinal, el estrechamiento del canal espinal crea una presión sobre los nervios y la médula espinal. El aumento de la presión puede irritar, comprimir o pellizcar la médula espinal y los nervios. Pueden producirse problemas generalizados en la columna vertebral y el cuerpo.

Tipos de estenosis espinal

Existen varios tipos de estenosis espinal, dependiendo de la compresión del nervio y de la localización del estrechamiento. Los tipos de estenosis espinal implican dos distinciones determinantes. La primera distinción es si se produce en la columna cervical, torácica o lumbar. La segunda distinción es si se produce en el agujero vertebral o en el agujero neural. Su agujero vertebral forma el canal espinal, mientras que los agujeros neurales son aberturas óseas entre cada vértebra. Los nervios salen de la médula espinal a través de estas aberturas óseas.

Estos son los cuatro tipos principales de estenosis espinal:

  1. Estenosis cervical: El estrechamiento del canal espinal se produce alrededor de las vértebras del cuello.
  2. Estenosis lumbar: El estrechamiento se produce en la parte inferior de la columna vertebral.
  3. Estenosis del canal central: La estenosis del canal cervical se produce cuando el agujero vertebral se estrecha.
  4. Estenosis foraminal: La estenosis foraminal se produce cuando el agujero neural se estrecha. Este tipo de estenosis espinal también se llama estenosis lateral porque el estrechamiento se produce hacia el lado del canal espinal.

En algunos casos, pueden coexistir la estenosis foraminal y la estenosis del canal central. La estenosis de la columna torácica -estrechamiento de la parte media de la columna- también es posible, pero rara vez se produce.

¿Cuáles son los síntomas de la estenosis espinal?

Los síntomas de la estenosis espinal varían según el tipo y la gravedad de la enfermedad. También dependen de la ubicación. Puede experimentar dolor y disfunción en cualquier punto del cuerpo por debajo del nivel de compresión. Si tiene estenosis espinal lumbar, puede experimentar síntomas como los siguientes:

  • Pesadez en las piernas
  • Calambres en las piernas
  • Dolor en la parte baja de la espalda, que puede experimentarse como sordo, sensible, eléctrico o quemante
  • Adormecimiento u hormigueo en las nalgas, los pies o las piernas
  • Dolor que empeora al caminar cuesta abajo o al estar de pie durante mucho tiempo
  • Dolor que disminuye al inclinarse, inclinarse ligeramente hacia delante, caminar cuesta arriba o sentarse
  • Ciática, o nervio ciático pellizcado, que viaja desde la parte baja de la espalda, pasando por las caderas y bajando por cada pierna

A medida que la estenosis empeora, puede experimentar debilidad en las piernas o en los pies, lo que relaciona la estenosis espinal con problemas para caminar. En los casos graves, puede experimentar incontinencia de vejiga o intestinal. La estenosis espinal lumbar rara vez causa el síndrome de cauda equina, que implica la compresión de los nervios de cauda equina. Este haz de nervios, incluido el nervio ciático, se encuentra debajo de la médula espinal. El síndrome de cauda equina es una urgencia quirúrgica poco frecuente, ya que puede causar una parálisis permanente de las piernas.

Con la estenosis espinal cervical, puede experimentar síntomas como:

  • Dolor de cuello.
  • Adormecimiento u hormigueo en el brazo, la mano, la pierna o el pie.
  • Debilidad o torpeza en brazos, manos, piernas o pies.
  • Problemas de equilibrio.
  • Deterioro de la función de la mano, que puede afectar a actividades como abotonarse la camisa o escribir.
  • Incontinencia vesical o intestinal, en casos graves.

Los síntomas de la estenosis espinal se producen de forma gradual e intermitente. Los síntomas se experimentan más a menudo como dolor que como déficits neurológicos, como entumecimiento, hormigueo o debilidad.

Causas y factores de riesgo

Conocer las causas y los factores de riesgo de la estenosis espinal ayuda a prevenir esta enfermedad. Repasemos a continuación las causas y los factores de riesgo de la estenosis espinal.

Causas de la estenosis espinal

Diversas lesiones y afecciones pueden causar estenosis espinal, incluido el desgaste general. Algunas causas comunes de la estenosis espinal incluyen:

  • Espolones óseos: Los espolones óseos suelen ser el resultado de la artrosis, que desgasta el cartílago de las articulaciones y hace que los huesos se rocen entre sí. A medida que los huesos chocan entre sí, el daño estimula la actividad de los osteoblastos. Los osteoblastos son células que forman nuevo tejido óseo. El nuevo tejido óseo que se crea en estas situaciones produce espolones óseos. La estenosis espinal se produce cuando los espolones óseos se producen en las vértebras y se extienden hacia el canal espinal.
  • Hernias discales: Una hernia discal se produce cuando una parte del disco amortiguador entre cada vértebra sobresale en el canal espinal. Cuando el borde exterior de los discos vertebrales se debilita o se agrieta, el centro gelatinoso empuja a través del borde por la presión vertebral hacia abajo.
  • Ligamentos engrosados: Los ligamentos de la columna vertebral mantienen unida cada vértebra. Cuando los ligamentos experimentan tensión e inflamación por el desgaste general, se forma tejido cicatricial. Este tejido cicatricial hace que los ligamentos se engrosen y pierdan flexibilidad. Los ligamentos engrosados pueden presionar el canal espinal y la médula, causando estenosis espinal.
  • Fracturas o traumatismos de la columna vertebral: Las fracturas, inflamaciones o dislocaciones de la columna vertebral pueden estrechar el canal espinal y crear presión en la médula espinal.
  • Quistes o tumores de la médula espinal: Los crecimientos benignos o cancerosos en la médula espinal o entre ésta y las vértebras pueden causar estenosis espinal.
  • Estenosis espinal congénita: Las personas que nacen con un canal espinal pequeño reciben el diagnóstico de estenosis espinal congénita.

Factores de riesgo de la estenosis espinal

Algunas personas tienen más riesgo de padecer estenosis espinal o de padecer las afecciones que la provocan. Los factores de riesgo de la estenosis espinal incluyen. Los factores de riesgo de la estenosis espinal incluyen:

  • Osteoartritis.
  • La edad, sobre todo los mayores de 50 años.
  • Deformidades de la columna vertebral, como la escoliosis.
  • Lesiones en la columna vertebral.

Tratamiento de la estenosis espinal

El tratamiento de la estenosis espinal incluye opciones quirúrgicas y no quirúrgicas. Los médicos recurren primero a opciones no quirúrgicas y optan por la cirugía sólo en casos graves o cuando los métodos conservadores fracasan. Las opciones de tratamiento no quirúrgico de la estenosis espinal incluyen:

  • Fisioterapia para aumentar la flexibilidad y la estabilidad, desarrollar la fuerza y la resistencia y mejorar el equilibrio.
  • Descompresión espinal para aumentar el espacio del canal espinal y eliminar el pinzamiento de los nervios.
  • Inyecciones de esteroides para reducir la inflamación y aliviar el dolor.
  • Analgésicos de venta libre o con receta, como ibuprofeno, paracetamol, antidepresivos, anticonvulsivos u opiáceos.

Las opciones de cirugía de estenosis espinal incluyen:

  • Laminectomía: Esta cirugía elimina parcial o totalmente su lámina, una sección vertebral arqueada que forma las paredes del canal espinal.
  • Fusión espinal: Esta cirugía conecta dos o más vértebras para aumentar la estabilidad de la columna vertebral. La fusión espinal para la estenosis espinal rara vez es necesaria.

¿Busca tratamiento para sus problemas de columna?

Si le suena algún signo o síntoma de estenosis espinal, nuestros expertos especialistas en columna verte bral del New York Spine Institute pueden diagnosticar y tratar con éxito su dolor. Si desea una cita para tratar sus problemas de columna, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Responderemos rápidamente a su solicitud con un servicio cortés.