Mielopatía espinal

Why Choose New York Spine Institute

Quality Care

En el New York Spine Institute, nuestros médicos profesionales se enorgullecen de ofrecer atención y servicios de alta calidad a nuestros pacientes de cuello, espalda y columna vertebral.

Industry Leaders

Nuestro director médico, Alexandre B. de Moura, M.D., FAAOS lidera nuestro equipo de médicos experimentados que tienen el conocimiento y la experiencia para tratar su complejo trastorno de la columna vertebral.

Multiple Languages

Nuestro personal habla multitud de idiomas. Algunos de ellos son el español, el portugués, el francés, el italiano, el alemán y el ruso. Esperamos poder atender todas las necesidades de nuestros pacientes.

Comprender las causas de su mielopatía espinal

La mielopatía espinal es una enfermedad degenerativa, lo que significa que puede empeorar con la edad. Aunque esta afección de la columna vertebral suele asociarse a personas mayores, también puede presentarse en individuos más jóvenes. Para la mayoría de las personas, no muestran ningún síntoma, sin embargo, cuando los síntomas se manifiestan, suele ser un dolor o rigidez en el cuello. La mielopatía espinal también puede ser causada por otras enfermedades aunque no provoquen una degeneración discal como*:

  • Artritis reumatoide
  • Lesión, hernia de disco.
  • Hiperextensión

La mielopatía espinal está causada por el desgaste que se produce en la columna vertebral a medida que la persona envejece. A medida que se envejece, los discos de la columna vertebral se acortan y comienzan a abultarse. Como resultado, las vértebras se acercan entre sí. En respuesta a esto, el cuerpo comienza a formar más huesos (espolones óseos) alrededor de los discos para fortalecerlos. Estos espolones óseos pueden endurecer la columna vertebral y también pueden estrechar el canal espinal a través del pellizco y la compresión de la médula espinal.*

Diagnóstico de la mielopatía vertebral

Una consulta por mielopatía espinal puede ser diagnosticada con una revisión exhaustiva de su historial médico, así como una resonancia magnética a través de nuestros servicios de imagen. Dado que la médula espinal transporta los impulsos nerviosos a varias regiones del cuerpo, los pacientes con mielopatía espinal pueden experimentar una amplia variedad de síntomas que pueden incluir*:

  • Dolor y rigidez de cuello
  • Hormigueo, entumecimiento y debilidad en brazos, manos, piernas o pies
  • Dificultad para caminar y empeoramiento de la coordinación
  • Pérdida de control de la vejiga o del intestino
  • Pérdida o empeoramiento de las habilidades motoras

Tras revisar su historial médico y la lista de síntomas, es posible que se le realicen pruebas de imagen como una resonancia magnética, un TAC o una radiografía. Existen varios tipos de mielopatía espinal. El tipo específico depende del lugar de la columna en el que se encuentre la compresión. Entre ellas se encuentran:

  • La mielopatía cervical afecta al cuello y es el tipo más común de mielopatía Está causada principalmente por la degeneración de la columna cervical, y también puede causar debilidad, entumecimiento y hormigueo en los brazos, las manos y las piernas.
  • La mielopatía torácica afecta a la parte media de la columna vertebral. La causa más frecuente es una protuberancia o hernia discal, un espolón óseo o un traumatismo vertebral. A menos que la compresión esté causada por un traumatismo, los signos y síntomas se producen con el tiempo. Entre ellas se encuentran el entumecimiento y la debilidad de las piernas, la pérdida de coordinación y la dificultad para caminar.
  • La mielopatía lumbar es el tipo menos común de mielopatía. Este tipo afecta a la parte inferior de la columna vertebral, conocida como región lumbar.

Opciones de tratamiento para la mielopatía espinal

Dependiendo de la gravedad de su afección, la mielopatía espinal puede tratarse mediante diversos tratamientos no quirúrgicos. Pero, si los síntomas no se alivian, la cirugía puede ser una opción.* Las opciones de tratamiento no quirúrgico pueden incluir:

  • Fisioterapia: ejercicios para fortalecer los músculos del cuello y aumentar la flexibilidad
  • Medicamentos como los orales (Advil, Ibuprofeno), inyección de esteroides o narcóticos para los síntomas más extremos

Si un enfoque no invasivo no alivia los síntomas, uno de nuestros médicos puede sugerir sus opciones quirúrgicas. A los pacientes con síntomas compatibles con una mielopatía espinal se les puede recomendar que se operen si no experimentan alivio. Dependiendo de sus síntomas, la localización de su problema y otros factores, su especialista en columna vertebral podría recomendar uno de los cuatro procedimientos posibles, también puede visitar nuestra página de cirugías para saber más sobre los procedimientos y la preparación.*

Los cuatro procedimientos quirúrgicos que se realizan habitualmente para tratar la mielopatía espinal son*:

  • Discectomía cervical anterior y fusión: Su médico fusionará la columna vertebral y eliminará cualquier espolón óseo o disco problemático, en la mayoría de los casos se añade una placa en la parte delantera de la columna vertebral para la estabilidad.
  • Corpectomía cervical anterior y fusión: Similar a la discectomía, se extraen sus vértebras en lugar de un disco para estabilizar la columna.
  • Laminectomía: El médico elimina el arco óseo que se forma en la parte posterior de la lamnia, proporcionando un espacio extra para que la médula espinal se desplace hacia atrás.
  • Laminoplastia: En lugar de extirpar el hueso, la lámina se adelgaza por un lado y se corta por el otro para crear una bisagra parecida a la de una puerta. Este método también crea más espacio para la médula espinal, aliviando la presión.

*La eficacia del diagnóstico y el tratamiento variará según el paciente y la afección. New York Spine Institute no garantiza ciertos resultados.

¿Necesita una consulta para su mielopatía espinal?

Schedule Your Appointment