New York Spine Institute Spine Services

¿Qué puede causar el dolor de espalda urente?

¿Qué puede causar el dolor de espalda urente?

By: Timothy T. Roberts, M.D. FAAOS

Dr. Roberts earned his Doctorate of Medicine from Tufts University School of Medicine in Boston, Massachusetts. He completed his orthopedic residency at Albany Medical College. Dr. Roberts then went on to complete the neurosurgery/orthopaedic spine surgery-combined fellowship at the prestigious Cleveland Clinic. Following graduation, Dr. Roberts worked for several years in a large private practice in Florida, but has since returned to his native New York.

Con la llegada de las fiestas navideñas, es fácil sentir los efectos de los viajes, la decoración y el envoltorio de regalos en zonas de la espalda. Es posible que experimente dolores o la necesidad de reventar o estirar la espalda para aliviar estas molestias lo antes posible. Sin embargo, una sensación de quemazón en la espalda puede significar otros problemas de salud que pueden tardar en curarse. Por suerte, conociendo las causas y las opciones de tratamiento, puede sentir alivio en la espalda para volver a sus actividades favoritas en poco tiempo.

Conozca a continuación los signos, riesgos y tratamientos del dolor de espalda por ardor.

Causas del dolor ardiente de espalda

A menudo, el dolor de espalda puede ser consecuencia de agacharse con frecuencia, sentarse con una mala postura o dormir en una posición poco habitual. Sin embargo, una sensación de hormigueo en la espalda o de quemazón suele indicar un problema de salud subyacente que puede dificultar la identificación de la causa.

Las causas más comunes del dolor de espalda ardiente incluyen las siguientes condiciones de salud.

  • Herpes zóster: Si notas una erupción en el lugar donde se produce el dolor de hormigueo en la espalda, es posible que padezcas herpes zóster. Si tuvo varicela de niño, estas manchas temporales pueden reaparecer más adelante como una dolorosa infección vírica en el organismo. El sarpullido puede aparecer en forma de supuración o ampollas o provocar una franja de color rojo vivo que se apodera de una parte de la espalda. El herpes zóster provoca una sensación superficial de hormigueo o quemazón en la piel, más que un dolor interno profundo.
  • Afecciones de los discos intervertebrales: Cuando los discos de nuestra columna vertebral se desgastan con el paso del tiempo y la edad, este proceso natural puede provocar afecciones en los discos vertebrales que se traducen en sensaciones de ardor u hormigueo en la espalda. Sin un tratamiento adecuado para aliviar estos síntomas, la degeneración discal puede convertirse en afecciones prolongadas de la espalda, como ciática, hernia discal, escoliosis del adulto, espondilolistesis y estenosis espinal.
  • Aracnoiditis: Las cirugías de columna, las lesiones de espalda y la compresión de la columna pueden causar aracnoiditis. Esta afección nerviosa aparece cuando el tejido de la espalda que protege los nervios raquídeos se inflama y cicatriza el tejido. Como resultado, puede sentir ardor, hormigueo o entumecimiento en la parte baja de la espalda y por el trasero.
  • Espasmos en la espalda: Los músculos de contacto que siguen tirando de la espalda pueden provocar desde dolores sordos hasta ardor en la parte media de la espalda si se tensan durante periodos prolongados.
  • Artritis: De forma similar a los dolores que puedes sentir en muñecas, rodillas y dedos, también puedes padecer artritis en la columna vertebral. El cartílago que rodea las articulaciones de la columna vertebral se rompe con el tiempo y puede provocar la inflamación de los discos intervertebrales. La artritis puede provocar una sensación de hormigueo o ardor a lo largo de la columna vertebral.

¿Cuáles son los factores de riesgo del dolor de espalda urente?

Las afecciones subyacentes enumeradas anteriormente pueden aparecer de forma natural con la edad, una enfermedad o una lesión repentina. Aunque el dolor de espalda puede aparecer de la nada, existen algunos factores de riesgo que pueden provocar estos síntomas. Si padece alguna de estas afecciones, avise a su médico lo antes posible para identificar la causa de su dolor de espalda.

Los factores de riesgo asociados al dolor de espalda son los siguientes.

  • Condiciones mentales: El estrés crónico, la ansiedad y la depresión pueden afectar físicamente a los músculos de la espalda, provocando su tensión durante periodos prolongados. La tensión de los músculos de la espalda puede dar lugar a espasmos que producen sensación de quemazón, hormigueo o entumecimiento, lo que afecta al movimiento.
  • Disminución del ejercicio: La falta de actividad muscular o de estiramientos diarios puede hacer que se agarroten zonas de la espalda, lo que provoca entumecimiento y sensación de quemazón.
  • Levantar objetos pesados: Los músculos necesitan fuerza para levantar objetos pesados sin causar dolor. Cuando se utilizan los músculos de la espalda para levantar objetos, el tejido que rodea la columna vertebral puede inflamarse y desgarrarse, provocando sensaciones de quemazón a lo largo de la columna. También puede dañar los músculos de la espalda si no levanta peso desde las piernas.
  • Enfermedades: Puede parecer extraño pensar que algo tan leve como la varicela y la artritis pueden afectar significativamente a la espalda y los movimientos, pero estas enfermedades son algunas de las principales causas de dolor de espalda ardiente. La varicela es una enfermedad prevalente en la infancia que puede provocar herpes zóster más adelante, mientras que la artritis puede aparecer en la edad adulta por un uso excesivo de las articulaciones.
  • Edad: Algunos dolores de espalda se producen de forma natural con la edad, como las afecciones de los discos intervertebrales y la artritis. La sensación de quemazón provocada por una hernia discal o los dolores en las articulaciones de la columna vertebral son típicos en las generaciones mayores, pero aún puede buscar tratamientos para estos síntomas para sentir alivio lo antes posible.
  • Tabaquismo: La tos provocada por el humo del tabaco puede causar dolor lumbar o sensación de quemazón por una hernia discal. La falta de riego sanguíneo en la columna vertebral también puede provocar entumecimiento y hormigueo debido al tabaco.

    ¿Cuáles son las opciones de tratamiento del dolor de espalda urente?

    Dado que el dolor de espalda puede afectar a su salud, bienestar y rutina diaria, debe encontrar la mejor solución lo antes posible. Con los especialistas y planes adecuados para aliviar el dolor de espalda a su lado, podrá retomar sus actividades favoritas y su agenda diaria.

    Las opciones de tratamiento para el dolor de espalda ardiente pueden ser un viaje de cambios físicos en su cuerpo sin cirugía o un procedimiento rápido para ofrecer un alivio más rápido. Dependiendo de la causa de su dolor de espalda, el médico puede recomendarle métodos quirúrgicos o no quirúrgicos para que vuelva a sentirse usted mismo.

    Si prefiere aplazar la cirugía y su médico le da luz verde para recibir tratamientos no quirúrgicos, puede probar los siguientes seis remedios para la columna vertebral para aliviar el dolor de espalda ardiente:

    1. Fisioterapia
    2. Cambios en el estilo de vida
    3. Estimulación eléctrica
    4. Inyecciones epidurales de esteroides
    5. Manipulación de la médula espinal
    6. Un refuerzo para la espalda

    En algunos casos, su dolencia de espalda puede requerir cirugía para corregir la estructura de la columna y aliviar la compresión. Por suerte, la mayoría de las cirugías de columna para aliviar el dolor de espalda ardiente son mínimamente invasivas o pueden aliviar el dolor más rápidamente que los métodos no quirúrgicos.

    Entre las neurocirugías habituales asociadas al dolor de espalda se incluyen las siguientes:

    • Fusión espinal
    • Sustitución de disco artificial
    • Laminectomía
    • Discectomía cervical o lumbar
    • Cifoplastia y vertebroplastia

    Cuándo debe acudir al médico

    Con el tiempo, un dolor de espalda leve puede convertirse en un problema de salud que altere su rutina diaria. Para evitar cambiar sus planes cotidianos o adaptarse a nuevas circunstancias debido a un dolor de espalda ardiente, debe acudir al médico lo antes posible para que evalúe sus necesidades.

    Si su dolor de espalda es consecuencia de una hernia discal, estenosis espinal, escoliosis, fracturas vertebrales o ciática, lo más probable es que su médico le recomiende visitar a un neurocirujano tan pronto como pueda concertar una cita. Estas afecciones son más difíciles de tratar sin cirugía, por lo que es esencial contar con un neurocirujano de confianza que le proporcione el alivio que su espalda necesita para funcionar correctamente.

    Si sospecha que padece una de esas afecciones, puede saltarse la consulta del médico y entrevistarse inmediatamente con un neurocirujano. Pueden ayudarle a descubrir la causa de su ardor de espalda y evaluar la mejor opción de tratamiento para usted.

    Alivia el dolor de espalda con el New York Spine Institute

    Cuando necesites aliviar el dolor de espalda ardiente, New York Spine Institute puede ayudarte. Estamos orgullosos de ser uno de los mayores centros ortopédicos y de columna vertebral multiespecialidad de la zona triestatal. Con nuestro creciente equipo de dedicados proveedores de atención al paciente, nuestra máxima prioridad es evaluar sus necesidades médicas con experiencia, investigación y formación avanzada para que pueda disfrutar de una mejor calidad de vida.

    Nuestra amplia gama de servicios se centra en el primer paso para diagnosticar su dolencia de espalda, encontrar las opciones de tratamiento adecuadas y controlar su dolor. Estamos a su lado en todo momento para garantizarle una recuperación eficaz de su dolor de espalda.

    Concierte una cita hoy mismo para encontrar la comodidad que usted y su espalda necesitan.